Blogia
MACONDO

Miquelrius

El camino...

El camino...


- "En realidad nunca llegué a donde me dirigía. Nunca llegué a mi destino. Qizás el Código del Viajero sea así de simple, NUNCA LLEGAS. SÓLO EXISTE EL CAMINO Y LO QUE TE REVELA A LO LARGO DEL RECORRIDO" -.
  
Charles Nicholl
"Fronteras"
Edhasa
p. 296.
   
      

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Subrayado...

Subrayado...

- Uno no empieza por tener algo de lo que escribir y entonces escribe sobre ello. Es el proceso de escribir propiamente dicho el que permite al autor descubrir lo que quiere decir. En ocasiones lo que quiere decir es que el silencio que viene del techo es un silencio diferente, no un silencio ahogado, no el silencio de lo vacío, sino el silencio de lo que está lleno, por no decir repleto -

     

Enrique Vila-Matas
Dietario voluble
Anagrama 2008
p. 52

    

Y más.....

Y más.....

Esta noche, remoloneando por el Paseo Marítimo, en un tenderete veraniego de libros de ocasión:
 
El mundo de Roche

Robert L. Forward
La factoria de ideas (Puzzle).
 
Darwinia

Robert C. Wilson
La factoria de ideas (Puzzle).
 
Un druida en Compostela 
(¡Ya veremos!)... ;-)
(El camino hereje de Santiago).
José Lesta y Miguel Pedrero
Espejo de Tinta.
 
Mv se hace de:
Escritoras andaluzas
Editorial Castillejo.
 

Voy a tener que dejar, incluso, de salir a pasear.... ;-)

 

Nuevos vecinos en las estanterías...

Este verano he debido buscar huecos para los nuevos vecinos que han venido a "sentar plaza" en los estantes de mi modesta biblioteca... Y eso que me había prometido no adquirir más.... Son obras de lectura fácil y evasiva para ratos de relax y descanso.... Además de estos ya viene otros dos de camino vía Correos, (un poquito más enjundiosos)... ;-)

 

Océano mar
Alessandro Baricco
Anagrama (Colección Compactos).

 

El libro negro
Orhan Pamuk
DeBolsillo.

 

Hacia rutas salvajes
Jon Krakauer
Zeta Bolsillo.

 

Mi India
Jim Corbett
DeBolsillo (Ediciones del Viento).

 

Los sueños de los animales
Barbara Kingsolver
Verticales de bolsillo (Grupo editorial Norma).

 

La cortesana de taifas
Magdalena Lasala
La esfera de los libros.

 

Cruzada contra el Grial
(Análisis histórico de la tragedia cátara)
Otto Rahn
Círculo latino (El árbol sagrado).

 

La elegancia del erizo
Muriel Barbery
Seix Barral (Biblioteca Formentor).

 

Y lo más friki....

 

El diario perdido de Indiana Jones
Traducción de Lourdes Bassols
Ediciones Oniro
Originalmente publicado en 2008 por Pocket Books
¡¡Impreso en China!!...

 

¡Vamos, todo de lo más intelectual!.... ;-)

 

Llega a España una novela inédita de Alejandro Dumas.

Llega a España una novela inédita de Alejandro Dumas.

La obra, inacabada, estuvo extraviada durante más de cien años hasta ser descubierta por uno de los mayores conocedores del escritor francés...

La editorial Emecé presentó hoy en el Instituto Cervantes de Madrid "El Caballero Héctor de Sainte Hermine", la última novela inédita de
Alejandro Dumas (1802 - 1870), autor de textos tan conocidos como "El Conde de Montecristo" o "Los tres mosqueteros".

La novela fue descubierta y reconstruida a partir de unos textos encontrados y fechados entre enero y octubre de 1869 en un periódico de la época, "Le Moniteur Universel". Su descubridor es Claude Schopp, investigador y especialista en las obras de Dumas.

"Durante más de diez años tuve la obra en mi poder pero no pensé en publicarla, hasta que hablando con mi editor confió en la fuerza de Dumas y quiso sacarla a la luz", comentó Schopp.

La novela ha tenido una gran repercusión en Francia, donde se han vendido más de 60.000 ejemplares, y aunque Dumas no logró acabarla, se está preparando un libro adicional con un final escrito por Schopp.

"
El libro que ahora presentamos contiene el texto íntegro de Dumas, pero está incompleto porque murió en Madrid antes de terminarla. Afortunadamente, dejó un plano estructural de lo que quería escribir por lo que yo estoy siguiendo sus directrices.

Además, el final incluye también tres capítulos inéditos que un amigo localizó y me ha regalado
", comentó el investigador.

El motor de esta última novela es una venganza, motivo bastante recurrente en las novelas de Dumas, y la historia se entremezcla con la de Napoleón I en un entramado de intrigas, viajes y aventura.

"Dumas es un autor universal, y sé por qué siempre será actual: es un creador de mitos. Con los mosqueteros creó el de la amistad masculina y con Montecristo el de la justicia. Son valores que perdurarán siempre", concluyó Schopp.

 

Nuevos inquilinos.

Hoy han llegado, procedentes de FNAC , a los anaqueles de mi libreria las siguientes obras:

"
Aprender a vivir "
Luc Ferry
Taurus
Madrid - 2007.

"
El mar "
John Banville
(Premio Man Booker)
Anagrama
Barcelona - 2007

"
Kafka en la orilla ".
Haruki Murakami
Tusquets
Barcelona - 2006.

Y, además, me han regalado una mini lamparita para leer en la cama, con una especie de clip o pinza para fijar en las páginas del libro en cuestión.... Todo un detalle....

Ya os contaré... (Espero que sea así)...

Léxico familiar.

Léxico familiar.

Por fin, después de varios años he conseguido poseer un ejemplar de "Léxico familiar " creado por la escritora italiana Natalia Ginzburg y gracias a que Círculo de Lectores , también tras mucho tiempo (un par de años) de tenerlo anunciado ha decidido publicarlo...
 
Para una vez que sigo un consejo de Andrés Trapiello , en cuanto a esta obra en particular, me he tenido que embarcar en una especie de "odisea" para obtener este título...

Editado originalmente por Ediciones del Bronce, desapareció de su catálogo cuando pasó a formar parte de Planeta S.A .... Mi búsqueda por librerías de viejo y usado tanto reales como virtuales fue infructuosa... Acudir a "ferias de libros usados y de ocasión" y a tenderetes veraniegos en los que, precisamente, se estaba saldando el "stock" de la citada editorial (por cierto, conseguí excelentes títulos de relatos de viajes de su colección "Cuadernos del Bronce"); tampoco me dió resultado...
 
Ahora Círculo, de forma que pienso acertada, ha rescatado este texto, entre memoria y novela, (que es el mismo que en su día puso en el mercado Ediciones del Bronce) y le ha añadido un prólogo escrito por Elvira Lindo a este efecto..
 
Ahora llega la hora de degustarlo con tiempo y fruición....
 

Novela .....

Novela .....
Juegos de la edad tardía.- Luis Landero.

Luis Landero es uno de los escritores del panorama actual de la literatura española que encuentro más interesante, sobre todo por los temas de sus novelas, en los que subyace, a mi entender, un ligero surrealismo, y por la forma de que tiene tan personal y particular de usar el lenguaje que hace que leer sus novelas sea una auténica delicia digna de cualquier gourmet... De momento aquí está todo lo que me interesa de la primera obra que leí de este profesor...

Es la primera novela de su autor, la que le dio a conocer y por la que recibió el premio de la Crítica y el Nacional de Literatura. En ella, la parte autobiográfica es principal, y el autor se echa a la cara todo su pasado: el campo, la ciudad, la inmigración, la figura del padre (con su muerte cuando él tenía 16 años). Gregorio, demasiado sencillo a su propio parecer y por ello triste, está hastiado de su vida en soledad que de pronto halla la posibilidad de recuperar sus anhelos infantiles de ser alguien importante, entabla amistad con un exiliado (Gil) que, aunque, igual que Gregorio, no es nadie, todavía mantiene un idealismo fundado en la ilusión de que hay personajes quijotescos luchando por hacer un mundo donde impere la justicia. Entonces Gregorio, entusiasmado por el giro en su vida y compasivo para con su nuevo amigo, decide relatar por teléfono a Gil las aventuras de un tal Faroni, para deleite de la voladora imaginación de Gil; pero al final no sólo es eso, porque a la postre los sueños de ambos terminan dependiendo de este personaje inventado que representa en la ficción el deseo que su padre tenía de que Luis se convirtiera en el mejor hombre: culto, triunfador, poeta, luchador, admirado, duro con las injusticias, y sensible con las emociones. Y todo ello relatado de un modo irónico, ficticio y caricaturesco, porque al fin no querer ser quienes somos es caricaturizarnos a nosotros mismos.
  

Harold Bloom.

Harold Bloom.
La ironía exige una amplia dosis de atención y la capacidad de albergar mentalmente en un momento dado doctrinas antitéticas, incluso si chocan entre sí. Si la lectura es despojada de la ironía, pierde inmediatamente su carácter disciplinar y su capacidad de sorprender. Pregúntate qué es aquello que sientes próximo a tí, aquello que puedes usar para sopesar y meditar, y lo más probable es que te respondas que la ironía, incluso si muchos de tus maestros no saben qué es ni dónde encontrarla. La ironía limpiará tu mente de los tópicos pseudointelectuales de los ideólogos y te ayudará a ser un intelectual que ilumine a los demás igual que una vela.

Cómo leer y por qué
Harold Bloom
del Prólogo.

Libro leído...

Libro leído...
RESURGIR .- Margaret Atwood
   
La novela, de 1972, plantea varias situaciones: La vuelta a la Naturaleza abandonada por la ciudad, maltratada por los "turistas" y el regreso a los orígenes ancestrales del ser humano. Las relaciones conflictivas, machistas, hombre-mujer. La maternidad, el amor y los sentimientos. Las dificultades para vivir en pareja. Una "búsqueda del tiempo perdido". La superficialidad de las "poses" de la progresía burguesa. La contaminación ideológica de los canadienses por parte de los estadounidenses. Pero sobre todo la soledad del individuo, de la persona, y el desamparo afectivo sentido al ser consciente de que ya no habrá nadie que se haga cargo de uno. Y por fin un fatalismo, una obligada aceptación del destino, del devenir de la cotidianeidad.

Es lo primero que he leído de esta escritora (siguiendo los consejos del crítico y escritor Alberto Manguel) y desde luego no defrauda; se consiguen unos niveles bastante profundos de lectura y meditación. Traducción bien conseguida a cargo de Gabriela Bustelo Tortella. Lectura muy recomendable.

Contraportada:

Figura señera de las letras anglosajonas, la canadiense Margaret Atwood nos ofrece en esta novela un singular y penetrante relato de una dolorosa lucha interior. En compañía de su amante [Joe] y de una pareja de amigos [David y Anna], la narradora parte hacia una isla lacustre para intentar encontrar a su padre, un viudo solitario que ha desaparecido. Sumida en una profunda crisis de identidad, los siete días que permanece allí se revelarán como un espacio exento en el que descubrirá el trasfondo de sus acompañantes, hará un balance de su infancia y de su vida afectiva, y experimentará un resurgir, con nueva intensidad, de sus obsesiones y deseos más profundos. Una naturaleza virgen, vasta e indómita y unos apuntes, plagados de símbolos, de su progenitor serán la llave que le abra el camino al enfrentamiento con su auténtico ser y a la aceptación, finalmente, del aislamiento y la soledad.

Citas:

p. 96:
Debo tener más cuidado con mis recuerdos, tengo que asegurarme de que son míos y no los recuerdos de otras personas diciéndome qué sentía yo, cómo me comportaba, qué decía: si los hechos son falsos, también lo serán los sentimientos que asocio a ellos. Empezaré a inventármelos y no habrá manera de establecer la verdad, quienes podrían ayudarme ya no están.

p. 141:
De nuevo el idioma. Yo no podía usarlo porque no era mío. Él debía saber lo que quería decir, pero era una palabra imprecisa; los esquimales tenían cincuenta y dos palabras para la nieve porque era importante para ellos; debería haber la misma cantidad para el amor.
-Quiero quererte -dije-. Te quiero, de cierta manera.
Rebusqué en mi cerebro para dar con cualquier sentimiento que coincidiera con lo que había dicho. Sí quería querer, pero era como pensar que Dios debería existir y no ser capaz de creer.
-Dios santo, joder -dijo, apartando la mano-, sólo sí o no, déjate de tonterías.
-Estoy intentando decir la verdad -dije.
La voz no era mía, salía de alguien vestidad como yo, que me imitaba.


p. 146:
Lo consideraba una competición, como esos niños del colegio que te retorcían el brazo y decían: "¿Te rindes?, ¿te rindes?". Hasta que te rendías; entonces te soltaban. Él no me quería, era una idea de sí mismo lo que quería y buscaba tener alguien a su lado, servía cualquiera, yo no importaba. Así que no tenía que preocuparme.


Los amigos del crimen perfecto.

Los amigos del crimen perfecto.
Estos días he estado leyendo, entre otras cosas, Los amigos del crimen perfecto de Andrés Trapiello ...
       
Estaba el libro arrumbado en una de las estanterías de mi biblioteca hace ya bastante tiempo y ahora tuve oportunidad de leerlo.... Mi opinión sobre la obra; creo que ya está clara leyendo la página del primer enlace de este post....
        
Este autor no está mal, pero no me acaba de llenar... Ya he leído dos novela suyas y las dos primeras entregas del Salón de los Pasos Perdidos, me falta un ensayo que todavía me está esperando, pero no se, no se...
         
Estoy al corriente de que Trapiello tiene una gran cantidad de seguidores irreductibles, pero yo no soy capaz de encontrarle el quid...

    
     
   
 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Recensión, 003.- 01.

Friedrich Nietzsche, Crepúsculo de los ídolos o Cómo se filosofa con el martillo.
Traducción del alemán.- Andrés Sánchez Pascual.
El libro de bolsillo, 467. Alianza Editorial, 1973, p. 45.

- ¿Me pregunta usted qué cosas son idiosincrasia en los filósofos? [.....]
Por ejemplo, su falta de sentido histórico, su odio a la noción misma de devenir, su egipticismo [.....]
Todo lo que los filósofos han venido manejando desde hace milenios fueron momias conceptuales; de sus manos no salió vivo nada real [.....]
La muerte, el cambio, la vejez, así como la procreación y el crecimiento son para ellos objeciones, -incluso refutaciones-. Lo que es no deviene; lo que deviene no es [.....]
Ahora bien, todos ellos creen, incluso con desesperación, en lo que es [.....]
Moraleja: decir no a todo lo que otorga fe a los sentidos, a todo el resto de la humanidad: todo él es "pueblo" [.....]
¡Y sobre todo fuera el cuerpo, esa lamentable idea fija de los sentidos!, ¡sujeto a todos los errores de la lógica que existen, refutado, incluso imposible, aun cuando es lo bastante insolente para comportarse como si fuera real!.....

[-La razón en la filosofía-].

Recensión, 002.- 02.

Henning Mankell, La quinta mujer.
Traducción del sueco.- Marina Torres.
Andanzas, 408. Tusquets, 2000, p. 308.

...... la buena voluntad, si no va acompañada de sentido común, conduce a catástrofes más grandes que las acciones basadas en la maldad o en la estupidez.

[Kurt Wallander, inspector de policia de la ciudad sueca de Ystad (Escania) y protagonista de la novela].

Recensión, 002.- 01.

Henning Mankell, La quinta mujer.
Traducción del sueco.- Marina Torres.
Andanzas, 408. Tusquets, 2000, p. 256.

Lo digo en serio -siguió él-. Cuando yo era pequeño, Suecia era todavía un país en el que uno se zurcía sus calcetines. Yo aprendí incluso en la escuela cómo se hacía. Luego un día, de pronto, se terminó. Los calcetines rotos se tiraban. Toda la sociedad se transformó. Gastar y tirar fue la única regla que abarcaba de verdad a todo el mundo. Seguro que había quienes se empecinaban en remendar sus calcetines. Pero a ésos ni se les veía ni se les oía. Mientras este cambio se limitó sólo a los calcetines, quizás no tuviera mucha importancia. Pero se fue extendiendo. Al final se convirtió en una especie de moral, invisible, pero siempre presente. Yo creo que eso cambió nuestro concepto de lo bueno y lo malo, de lo que se podía y lo que no se podía hacer a otras personas. Todo se ha vuelto mucho más duro. Hay cada vez más personas, especialmente jóvenes como tú, (el protagonista está hablando a su hija), que se sienten innecesarios o incluso indeseados en su propio país. Y ¿cómo reaccionan?. Pues con agresividad y desprecio. Lo más terrible es que, además, creo que estamos sólo al principio de algo que va a empeorar todavía más. Está creciendo una generación ahora, los que son más jóvenes que tú, que van a reaccionar con más violencia aún. Y ellos no tienen el menor recuerdo de que, en realidad, hubo un tiempo en el que uno se remendaba los calcetines. Un tiempo en el que no se usaban y tiraban ni los calcetines ni las personas......

Antología, 005.

MEMORÁNDUM

Mario Benedetti

Uno llegar e incorporarse al día
Dos respirar para subir la cuesta
Tres no jugarse en una sola apuesta
Cuatro escapar de la melancolía

Cinco aprender la nueva geografía
Seis no quedarse nunca sin la siesta
Siete el futuro no será una fiesta
Y ocho no amilanarse todavía

Nueve vaya a saber quién es el fuerte
Diez no dejar que la paciencia ceda
Once cuidarse de la buena suerte

Doce guardar la última moneda
Trece no tutearse con la muerte
Catorce disfrutar mientras se pueda.

Antología, 004. (Con polémica y misterio)...

INSTANTES

Jorge Luis Borges?, Nadine Stair?, Don Herold?.....

Si pudiera vivir nuevamente mi vida.

En la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.

Sería más tonto de lo que he sido, de hecho
tomaría muy pocas cosas con seriedad.
Sería menos higiénico.

Correría más riesgos, haría más viajes, contemplaría
más atardeceres, subiría más montañas, nadaría más ríos.

Iría a más lugares adonde nunca he ido, comería
más helados y menos habas, tendría más problemas
reales y menos imaginarios.

Yo fui una de esas personas que vivió sensata y prolíficamente
cada minuto de su vida; claro que tuve momentos de alegría.

Pero si pudiera volver atrás trataría de tener
solamente buenos momentos.

Por si no lo saben, de eso está hecha la vida, sólo de momentos;
no te pierdas el ahora.

Yo era uno de esos que nunca iban a ninguna parte sin termómetro,
una bolsa de agua caliente, un paraguas y un paracaídas;
Si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.

Si pudiera volver a vivir comenzaría a andar descalzo a principios
de la primavera y seguiría así hasta concluir el otoño.

Daría más vueltas en calesita, contemplaría más amaneceres
y jugaría con más niños, si tuviera otra vez la vida por delante.

Pero ya tengo 85 años y sé que me estoy muriendo.

- Como aún existe polémica sobra la autoría de este poema os remito a este interesantísimo estudio sobre la génesis del mismo.....

http://www.hum.au.dk/romansk/borges/bsol/iainst.htm

Recensión, 001.- y 10.

Javier Marías, Todas las almas.
Círculo de Lectores, 2003, p. 139.

Todo lo que nos sucede, todo lo que hablamos o nos es relatado, cuanto vemos con nuestros propios ojos o sale de nuestra lengua o entra por nuestros oídos, todo aquello a lo que asistimos (y de lo cual, por tanto, somos algo responsables), ha de tener un destinatario fuera de nosotros mismos, y a ese destinatario lo vamos seleccionando en función de lo que acontece o nos dicen o bien decimos nosotros. Cada cosa deberá contarse a alguien -no siempre el mismo, no necesariamente-, y cada cosa va poniéndose aparte como quien ojea y aparta y va adjudicando futuros regalos una tarde de compras. Todo debe ser contado una vez al menos, aunque como había dictaminado Rylands con su autoridad literaria, deba ser contado según los tiempos. O, lo que es lo mismo, en el momento justo y a veces ya nunca más si ese momento justo no se supo reconocer o se dejó pasar deliberadamente. Ese momento se presenta a veces (las más) de manera inmediata, inequívoca y apremiante, pero muchas otras veces se presenta sólo confusamente y al cabo de lustros o de decenios, como sucede con los mayores secretos. Pero ningún secreto puede ni debe ser guardado siempre para todo el mundo, sino que está obligado a encontrar al menos un destinatario una vez en la vida, una vez en la vida de ese secreto.

Por eso algunas personas reaparecen.

Por eso nos condenamos siempre por lo que decimos. O por lo que nos dicen.

Recensión, 001.- 09.

Javier Marías, Todas las almas.
Círculo de Lectores, 2003, p. 137.

Saber que en un momento dado habrá que renunciar a todo es lo insoportable, para todo el mundo, sea lo que sea lo que constituya ese todo, lo único que conocemos, lo único a lo que estamos acostumbrados. Yo comprendo bien a quien lamenta morirse sólo porque no podrá leer el próximo libro de su autor favorito, o ver la próxima película de la actriz que admira, o volver a tomar cerveza, o hacer el crucigrama del nuevo día, o seguir la serie de televisión que sigue, o porque no sabrá qué equipo ha ganado el campeonato de fútbol del año en curso. Lo comprendo perfectamente. No es sólo que todo pueda aún darse, la noticia inimaginable, el giro de todos los acontecimientos, los sucesos mas extraordinarios, los descubrimientos, el vuelco del mundo. El revés del tiempo, su negra espalda... Es también que son tantas las cosas que nos retienen.

[Continúa la conversación anteriormente reseñada].
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Recensión, 001.- 08.

Javier Marías, Todas las almas.
Círculo de Lectores, 2003, p. 136.

Mi cabeza está llena de recuerdos nítidos y fulgurantes, espantosos y exaltadores, y quien pudiera verlos en su conjunto como yo los veo pensaría que eran suficiente para no querer más, para que la sola rememoración de tantos hechos y tantas personas emocionantes llenara los días de la vejez más intensamente que el presente de tantos otros. Pero no es así, e incluso ahora, cuando no parece que vaya a ocurrirme ya nada imprevisto, es decir, nada; cuando la vida que llevo aquí en mi jardín o en la casa con la demasiado previsible señora Berry parece hecha a propósito para que no ocurra nada, y todo lo sorprendente y lo estimulante parece tan concluido y tan descartado, te aseguro que incluso ahora sigo queriendo más: lo quiero todo; y lo que me hace levantarme por las mañanas sigue siendo la espera de lo que está por llegar y no se anuncia, es la espera de lo inesperado, y no ceso de fantasear con lo que ha de venir, exactamente igual que cuando tenía dieciséis años y salí de África por primera vez, y todo cabía, porque todo cabe en el desconocimiento. Yo he ido minando poco a poco ese desconocimiento, y, como te he dicho, siempre he ido sabiendo más de lo que sabía. Pero aun así el desconocimiento sigue siendo tan grande como para que aún hoy, con mis setenta años cumplidos y esta vida tan mansa, siga esperando abarcarlo todo y experimentarlo todo, lo insólito y lo ya probado, otra vez, lo ya probado. Existe el afán por lo desconocido y también el afán por lo conocido, uno no puede aceptar que ciertas cosas no vayan ya a repetirse.

[Continúa la conversación anteriormente reseñada].

Recensión, 001.- 07.

Javier Marías, Todas las almas.
Círculo de Lectores, 2003, p. 135.

Estoy escribiendo el mejor libro que jamás se haya escrito sobre Laurence Sterne* y su Sentimental Journey. Me dirás que eso no importa mucho, o a poca gente, y que no sirve en exceso para sentirse... esperado. Pero me importa a mí. Yo adoro ese libro, y me importa que se lo comprenda bien, y comprenderlo yo, según lo voy estudiando otra vez y os lo voy explicando: yo me espero a mí mismo. No, no es la jubilación, en modo alguno. Desde hace años veo pasar los días con la sensación de descenso que todos los hombres sienten más pronto o más tarde. No depende de los años exactamente, hay quien la tiene desde que es niño, hay niños que ya la sienten. Yo la tuve pronto, hace unos cuarenta años, y llevo todos esos años permitiendo a la muerte acercarse, y me da pánico. Lo grave de que la muerte se acerque no es la propia muerte con lo que traiga o no traiga, sino que ya no se podrá fantasear con lo que ha de venir. Yo he tenido lo que se llama comúnmente una vida plena, o así la considero yo. No he tenido mujer ni hijos, pero creo haber tenido una vida de conocimiento, que era lo que me importaba. Nunca he dejado de saber más de lo que sabía antes, y es indiferente dónde quieras poner ese antes, aunque sea hoy, aunque sea mañana.

[En este párrafo continúan su conversación los interlocutores de las páginas reseñadas inmediatamente antes de esta].

* Autor también de las novelas: La vida y las opiniones del caballero Tristam Shandy y de Los sermones de Mr. Yorick, de las que poseo un ejemplar en mi biblioteca con traducción y notas, precisamente, de Javier Marías. (1ª edición en Alfaguara, 1997).
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres